Saltar al contenido

Viajando por el Parque Nacional Radal Siete Tazas

Con un nombre afamado pero no demasiado conocido, el Parque Nacional Radal Siete Tazas es uno de los puntos perfectos para visitar en el cordón andino de la región del Maule.

Con un vasto potencial para el deporte aventura, la cordillera de este sector de Chile otorga postales en que se ven grandes pozones de agua turquesa que van cayendo uno tras otro, todos provenientes del río Claro, en medio de enormes bosques.

El Parque


Da la impresión de estar en Patagonia, pero este lugar de 1009 hectáreas protegidas se encuentra mucho más al norte de aquel austral punto y sólo a tres horas y media –alrededor de 250 km- de Santiago.

Si bien el camino desde la localidad de Molina combina asfalto con ripio y tierra, que puede ser transitado por autos bajos, con excepción de cuando hay nieve. La ruta de 55 km es lenta y eso da una nueva perspectiva al ascenso con la posibilidad de observar como las laderas pasan de lo campestre a lo agreste.

Aunque el parque es relativamente joven, inaugurado como tal el año 2008, su naturaleza ha sido objeto de veneración desde hace siglos como ha sido comprobado con restos arqueológicos de ocupaciones indígenas.

Conformado por bosques de raulí, roble, coigüe y maitén, se han enraízado sobre cerros de roca basálticas que tiene origen en el Terciario Superior – entre 50 y 35 millones de años atrás – período de amplios plegamientos, erosiones y glaciaciones que demarcaron su morfología.

Alojamiento en Cabañas o Camping

Al llegar al área de Parque Inglés, con una serie de cabañas y un amplio sector de camping que en los fines de semana largo y vacaciones, pasa lleno. Democrático y funcional, hay que tener un sentido de apertura por quienes buscan fiesta y música estridente, aunque conversando todo se arregla.

Igualmente hay campings más alejados y con silencio garantizado.

Caminatas cortas o Trekking de largo aliento


Para los amantes de las caminatas, el Parque ofrece varias opciones de pocas horas a varios días. Existe infraestructura para discapacitados:

  • Sendero a Siete Tazas, de 300 m.
  • La ruta del Valle del Indio, de 15 km, para una jornada y con fuerte ascenso, o
  • La Ruta de Los Cóndores, trekking de 8 días, que lleva hasta el Descabezado Grande, ideal para los meses de septiembre a marzo.

Pero la joya máxima son sus aguas encarnadas en el río Claro que serpentean entre enormes cañones de roca labrada por milenios de erosión.

Varias caminatas llevan a miradores de saltos de agua como la Leona y el Velo de la Novia, con sendas caídas de decenas de metros, sin embargo la principal atracción son las Siete Tazas, una serie de lagunas que van en descenso creando bellos espejos de agua turquesa con impresionante panorámica.

Datos Prácticos

Abierto todo el año debe ser uno de los parques menos recorridos de la región central pero que contiene una enorme cantidad de atractivos dispuestos a los visitantes con buen ojo.

Tarifas y Precios (a octubre 2018)

  • Adulto nacional: $ 2500
  • Menor nacional: $ 1000
  • Adulto mayor de 60 años: $1200
  • Persona con discapacidad: $ 1200.
  • Adulto extranjero: $ 5000
  • Menor extranjero: $ 2500

Servicios cercanos

El sector cuenta con sitios de campings, venta de alimentos, senderos, arriendo de caballos, zona de picnic, miradores y centro información ambiental.

Información adicional de Conaf aquí